26.5.11

Como caminar con la piedra de la vergüenza.
Como andar sin dejar de desconfiar
cuando le jugaste un pleno
y lo echó todo a rodar.
Cual es la cura del mal,
cual el botón que te hace el marulo parar,
porque da vueltas como una perinola
en la que siempre tenés que garpar.
No se bien si voy, si ya fui,
o si volví.
Solo se que ningún crimen cometí,
y sin juicio, ni final,
la condena siempre está.
Y asi juego, sin rival...
y ya casi sin las ganas de jugar.

5 comentarios:

Gastón dijo...

Cuando falta un buen rival que enfrentar,
no hay nada como hacernos una propia gambeta
y seguir camino hasta el final
de la aventura que hoy
(no) nos toca jugar

Naimad dijo...

No se si se trata de un buen rival, sino de jugar con reglas diferentes... o juegos diferentes. Da igual.
Abrazo de gol

Basquiat dijo...

desafiándolo todo hermano, no se canse de desafiar, de sacarle la vuelta a este juego sin dejarlo ni un momento de jugar. un fuerte abrazo.

Naimad dijo...

Basquiat! Tanto tiempo hermano... No bajo los brazos, sabe? Es la batalla diaria lo que me mantiene en pie. Abrazo!

Lore Sous La Nuit dijo...

Si juega sin rival, no tiene nada que perder. El problema es pelear contra los fantasmas del pasado. Siempre tiene el as de ganar.