24.6.11

No abandona la lucha, la pelea hasta el final.
Cansado ya de caer va con la cabeza gacha
y la certeza de saberse perdedor.
Vuela bajo, carretea,
le teme al olvido y el destierro,
y se arrastra por un pedazo de amor.
Un miedo como escudo
y un te quiero por bandera,
armas rancias, mustias, sin valor.
De mudanza en mudanza
deja el barrio cada tanto,
empujado por sus pestes
y una bolsa con fracasos.
Quiere habitar donde el amor
y se queda en el umbral,
por dormir con el dolor
solo guarda soledad.

4 comentarios:

Gastón dijo...

Las mudanzas y los flestes de nuestros dolores son eternos pasajeros en trance...

Naimad dijo...

Siempre al pie del cañón Ud. eh!
Abrazo de gol

Luna dijo...

viajando por esta tierra, paso a dejar una flor, puede que la angustia no ceda, pero me conformo con un pedazo de amor.

Saludos

Naimad dijo...

Gracias Luna! Vuelva cuando quiera