23.8.06


Aunque no le hiciera falta, él tiene por costumbre tomarla de la cara, pedirle que lo mire a los ojos, y decirle: -Te amo mucho, sabés? Nunca te lo olvides... ¿Nunca te vas a olvidar de que te amo? Y se aseguraba que le respondiera satisfactoriamente.

Y esperaba, perdido en sus pequeños ojos y en su boca en forma de corazón, a que ella asintiera con la cabeza, lo abrazara, le palmeara la espalda, y consolara sus lágrimas.

Aunque no le hiciera falta, ella cada tanto tiene por costumbre tomarlo de la cara, mirarlo a los ojos y decirle: -Nunca te olvides de mis besos.

A ella le faltan meses para cumplir los dos años, el "apenas" cumplió 29, y en esos momentos se siente el hombre más maravilloso del mundo.

XXIV/III/MMVI

2 comentarios:

Daniela Paula Siniscalco dijo...

Muy tieeerno...

iNFaMoUsJeSt dijo...

hey hey, no se porque pero queria leer algunas entradas viejas.

es tu nena, no? que bonita =) tiene mucha suerte de tenerte =)